139 municipios triplicarán sus ediles si se reforma la ley electoral

03 oct 2010

De 1 a 3 en los concejos abiertos. Los ayuntamientos con menos de un centenar de vecinos pasarían de tener solo un alcalde a tres concejales

Buena parte de la provincia de Burgos funciona casi como las antiguas democracias griegas. Todos los ‘micromunicipios’ que salpican la geografía provincial y que en 2007 (fecha de las últimas elecciones municipales) contaban con un censo inferior a los 100 habitantes se gobiernan mediante el régimen de Concejo Abierto.
El gobierno y la administración municipal corresponden a un alcalde y a una asamblea vecinal de la que forman parte todos los electores y que se reúne periódicamente. Según la Ley de Bases del Régimen Local, «ajustan su funcionamiento a los usos, costumbres y tradiciones locales y, en su defecto, a lo establecido en esta Ley y las Leyes de las Comunidades Autónomas».
Las convocatorias electorales son relativamente sencillas. Cada uno de los partidos o de las listas independientes aspirantes solo tiene que presentar a un candidato, y el más votado resulta elegido alcalde. Pero las cosas cambiarán de cara a las elecciones municipales del 29 de mayo de 2011 si prospera una modificación legal que actualmente está en trámite en el seno del Congreso de los Diputados.
Los parlamentarios debaten un nuevo Régimen Electoral General que supondría, entre otras cuestiones, que los términos municipales con hasta 100 vecinos empadronados tuvieran 3 concejales en lugar de uno solo. Según el último censo oficial del Instituto Nacional de Estadística, referente al año 2009, en la provincia de Burgos existe un total de 139 ayuntamientos en esta situación, un 37,4% del total de 371 municipios existentes. La cifra podría variar y a lo largo de los últimos años es creciente. Solo en la convocatoria de 2007 cayeron por debajo del centenar de vecinos un total de 18 municipios.
De llevarse a cabo la modificación y si el INE confirma el padrón a medida que se acerquen las elecciones, los 139 alcaldes de estas localidades se convertirían en 417 concejales, y para ello habrá que cambiar también el modo de elegirlos. La propuesta sobre la que sus señorías siguen reflexionando estos días es la siguiente: «Cada partido, coalición, federación o agrupación podrá presentar una lista como máximo de 3 nombres si el municipio tiene menos de 100 residentes».
De ellos «cada elector podrá dar su voto a un máximo de 2 entre los candidatos proclamados en el distrito en caso de municipios de menos de 100 residentes». Y, una vez efectuado el recuento, «serán proclamados electos aquellos candidatos que obtengan mayor número de votos hasta completar el número total de concejales a elegir». En caso de empate se resolverá por sorteo, y en caso de fallecimiento, incapacidad o renuncia de un concejal, la vacante pasará a manos del siguiente candidato que más votos haya logrado.
Esta modificación llevaría consigo un cambio en el artículo 29 de la Ley Reguladora de Bases del Régimen Local, donde se indicaría que funcionan en Concejo Abierto los municipios que «tradicional y voluntariamente cuenten con ese singular régimen» o aquellos donde se haga aconsejable. Y, el matiz más importante, se establece que «los municipios que con anterioridad venían obligados por Ley en función del número de residentes a funcionar en Concejo Abierto podrán continuar (...) si en la sesión constitutiva del nuevo Ayuntamiento así lo acordara por unanimidad la Corporación municipal y la mayoría de los vecinos».
El diputado del PSOE por Burgos, Luis Tudanca, advierte que «este asunto todavía se encuentra en trámite por una subcomisión que debate posibles modificaciones», así que no sería prudente dar por hecho que la modificación legal acabará llevándose a cabo. Pero el hecho es que está en marcha, con un planteamiento concreto sobre la mesa y pendiente del acuerdo de los diputados.
La reforma del sistema electoral afectaría a muchas otras cuestiones como la propaganda política en plena campaña, cambios en la papeleta del Senado para simplificar el sistema de voto o incluso la salida de los residentes en el extranjero del censo electoral de los comicios municipales.

Fuente de la noticia: 

Diario de Burgos Digital